Billy Graham: Los cristianos que no leen la Biblia son ignorantes de la voluntad de Dios

 

Billy Graham, en su nuevo artículo, fue cuestionado por un visitante sobre lo que lleva a una persona cristiana a perder interés por la lectura de la Palabra de Dios, puesto que el tenía como meta leerla completa este año, pero piensa que no podrá cumplirlo.

Con 28 años de edad, Graham contunúa didactico, objetivo y simple, cualidades que ayudaron grandemente a impulsar su ministerio de evangelismo decadas atras. Para el evangelista, aquellas personas que no quieren leer la Biblia es porque no desean conocer la voluntad de Dios.

“Si somos ignorantes de la Palabra de Dios, seremos siempre ignorantes de la voluntad de Dios”. Esto afirmo Graham, explicando que las enseñanzas de las Escrituras, a pesar de ser relatos de miles de años, forman un retrato de quién es Dios, y que El no ha cambiado.

“Así como Dios trabajó en la vida de las personas en aquel tiempo, Él quiere trabajar en nuestras vidas hoy”, dijo el evangelista. “Ellos vivían en un mundo diferente, pero tenían los mismos problemas y dudas que tenemos.

La Biblia habla de esto:

‘Y estas cosas les acontecieron como ejemplo, y están escritas para amonestarnos a nosotros, a quienes han alcanzado los fines de los siglos. (1 Corintios 10:11)’.

El escrito de Graham, publicado por el diario BG Daily News, apunta a la gran posibilidad de seguir un plan de lectura, que ayuda a las personas a comprender el contexto biblico en torno a la persona de Jesucristo.“En vez de empezar al principio (como lo hacemos con otros libros), le sugiero que comience en el centro – con uno de los Evangelios que hablan de Jesucristo (por lo general sugiero el libro de Juan).

Jesús es el centro de la Biblia. El Antiguo Testamento apunta a Él y el Nuevo Testamento dice sobre Él. Usted puede descubrir otras partes de la Biblia más tarde “, escribió.
“Pida a Dios para ayudarle mientras usted lee – no sólo para entender lo que está sucediendo en un determinado pasaje, sino para percibir lo que significa en su vida hoy. La actitud de Job puede convertirse en la suya: “Del mandamiento de sus labios nunca me separé; guardé las palabras de su boca más que mi comida (Job 23:12)”, concluyó.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *