¿Nos prohíbe la Biblia tener amigos no cristianos?

 

Existe una corriente de cristianos que dicen que no debemos tener amistad con personas no cristianas. Ellos aluden que solamente podemos estar juntos con ellos para predicarles, no para otra cosa.  Es muy cierto que cuando nosotros confesamos a Jesús como nuestro Señor, terminamos renunciando a muchas amistades que hemos tenido con incrédulos, todo por el hecho de que ya no compartimos los mismos intereses, ya no hacemos las mismas actividades que hacíamos antes.

Es muy natural que una persona que ha nacido de nuevo deje de hacer las cosas que hacía antes, tales como ir a fiestas, tomar alcohol en las esquinas, etc. Y aun más allá, cuando conocemos a Jesús, de repente el amor que sentimos por El es tan grande, que no quisiéramos otra cosa que no sea ir al templo y leer la Biblia, ¿te pasó? Bueno, recuerdo que cuando Cristo me trajo a este gran camino, antes de eso yo practicaba baloncesto, tenía muchos amigos incrédulos por seguro. Pero luego de mi conversión, nada de esto siguió siendo lo mismo, ya no quería seguir practicando baloncesto, ya no quería juntarme con las mismas amistades, yo solamente quería estar en la iglesia y leer la Biblia todo el templo. Ese comportamiento es natural cuando un hombre o una mujer conoce a Dios.

Una aclaración es que muchas veces esto lo hacemos por inmadurez, pues, el baloncesto no tiene nada de malo, el deporte no tiene nada malo. Y en este mismo sentido, no creo que tener amigos incrédulos tenga algo de malo.  ¿Si una lampara estuviera en medio de la luz para que sirve? ¿Acaso una lampara no debe estar en medio de la oscuridad para poder alumbrar? A veces como cristianos nos perdemos en esto, creemos que solamente tenemos que compartir con los santos.

Es obvio que como cristianos debemos saber que tipo de cosas vamos a compartir, no podemos comportarnos igual que ellos, sin embargo, debemos de demostrarles a ellos que con Cristo se vive mejor, y esto no lo hacemos escondidos en la parte alta de un monte, esto lo hacemos en la parte baja, mostrando nuestro testimonio a los demás, predicándoles con nuestro comportamiento y con la Palabra de Dios.

La Biblia dice:

Vosotros sois la luz del mundo. Una ciudad situada sobre un monte no se puede ocultar; ni se enciende una lámpara y se pone debajo de un almud, sino sobre el candelero, y alumbra a todos los que están en la casa. Así brille vuestra luz delante de los hombres, para que vean vuestras buenas acciones y glorifiquen a vuestro Padre que está en los cielos.

Mateo 5:14-16

¿Cómo podemos mostrar nuestras buenas acciones delante de los hombres si no habitamos en medio de ellos? No hay forma, porque no te estarán viendo.

En otra ocasión, Jesús nos demostró que no tiene nada de malo compartir con incrédulos, veamos:

Y los fariseos y sus escribas se quejaban a los discípulos de Jesús, diciendo: ¿Por qué coméis y bebéis con los recaudadores de impuestos y con los pecadores? Respondiendo Jesús, les dijo: Los sanos no tienen necesidad de médico, sino los que están enfermos.No he venido a llamar a justos, sino a pecadores al arrepentimiento.

Lucas: 5: 30-32

¡Que sorpresa! Jesús comía con los recaudadores de impuestos y los pecadores, sin embargo, les aseguro que El no hacía lo mismo que ellos. Esto es algo muy practico que debemos comprender, no tiene nada de malo que compartamos con amigos incrédulos, pero debemos separar las cosas, sabemos que no podemos hacer las cosas malas que ellos hacen, y también siempre debemos tener presente que debemos buscar cualquier oportunidad para predicarles.

¿Qué opinas tu?

3 thoughts on “¿Nos prohíbe la Biblia tener amigos no cristianos?

  1. La Biblia nos prohíbe tener amistad con aquellos que afirman ser seguidores de Cristo pero viven en pecado. “Lo que les digo es que no tengan nada que ver con ninguno que diciendo ser hermano en Cristo, practique pecado sexual, robe, adore ídolos o insulte a los demás, o que sea borracho o estafador. Ni siquiera se junten a comer con ese tipo de gente.” 1 de Corintios 5:11

  2. Empezaré diciendo que la Biblia, nada prohíbe. También podríamos mencionar este salmo : ¡Cuán bienaventurado es el hombre que no anda en el consejo de los impíos, ni se detiene en el camino de los pecadores, ni se sienta en la silla de los escarnecedores!
    . Pero la verdad, es que estando en el Señor, te das cuenta de que no tienes “mucho” en común con el mundo, y hasta los amigos te empiezan a llamar “santito” “monseñor”….es su mundo.
    Jesús se reunía con los pecadores que mencionas, PARA PREDICAR Y PERDONAR. Nunca insistió evangelizando.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *