Ex actriz triple equis testifica de cómo Jesús le libró de la pornografía

Recientemente he visto la noticia de que una actriz de la industria de la pornografía ahora es cristiana, dejando la pornografía atrás y convirtiéndose en madre y sirviendo a Dios. Se trata de las señora, Crissy Outlaw de 41 años .

Crissy reveló a través de su testimonio que tuvo una infancia muy difícil. Sus padres eran de la Iglesia Católica, pero a pesar de ella escuchar de sus enseñanza y visitar esa iglesia, no siguió la costumbre de sus padres. También testificó que fue abusada sexualmente a los 4 años de edad, abuso que continuó durante algunos años de su vida. A los 17 años quedó embarazada de su novio, el cual no llevó a cabo, sino que decidió abortarlo. Crissy dice:”Esto fue una de las cosas más traumáticas que me han ocurrido”.

Es importante destacar que Crissy comenzó su carrera en la industria de la pornografía con apenas 23 años. Años más tarde aparece en las páginas de la revista Playboy.

Este oficio le dejó mucho dinero, incluso, llegó a manejar su propio sitio de pornografía. Sin embargo, ella se sentía sola y vacía y con deseos de morir.

Crissy testificó:

Tuve muchas relaciones en las que buscaba la aceptación. Sin embargo, debido a su profesión, dijo que con el tiempo se involucró con personas que la maltrataban y la miraban como un objeto sexual.

Crissy hizo más de 50 películas para adultos entre 2001 y 2006, convirtiéndose en el momento en una de las más populares estrellas de la pornografía de los EE.UU., mientras que utilizaba el nombre Crissy Moran.

A pesar de toda esta fama lograda, Crissy simplemente no podía continuar con esto, hasta que un día gritó pidiendo ayuda divina:“Me dije, Dios, si eres real, necesito que me enseñes. Necesito una señal, porque todo lo que sé sobre el amor no es correcto. Necesito sentirte en mi vida”.

Al día siguiente, ella fue a un estudio donde su novio de la época hacía una película para adultos. Durante una pausa en la filmación, ellos salieron con unos amigos. Sorprendentemente uno de ellos, ahora era un cristiano, comenzó a hablar de Jesús con ella.

Crissy dijo que lo vio como una señal divina. Ella oró, aceptó a Jesús y decidió que a partir de aquel día no haría nada que la involucrara a la pornografía, a pesar de que su carrera estaba en su apogeo. Más tarde, comenzó a asistir a una iglesia local. Un año más tarde, conoció a su futuro marido, Lawton Outlaw, que era un pastor de jóvenes. Se casaron en 2013 y Crissy fue consagrada pastora.

Según algunos sitios Web hoy en día, además de ayudar al marido en la iglesia, colabora con el ministerio XXXChurch, que mantiene la mayor página web contra la pornografía en el mundo. Da su testimonio en varias iglesias en todo el país, lo que demuestra que Jesús puede cambiar la vida de todo tipo de personas, incluso la de actores porno.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *