El cristiano y el fanatismo con el deporte

El deporte se ha convertido desde hace muchísimos años en un tope de queda en todo el mundo. Principalmente deportes como el Fútbol, el baloncesto y el baseball; son deportes que llenan las apuestas y más cuando se encuentran en la gran final. Es importante para mí escribir sobre este tema porque nosotros como cristianos pues obvio que podemos pertenecer a un equipo o practicarlo por igual, pero debemos cuidarnos de los grandes extremos que pueden convertir al deporte o a nuestros equipos en nuestro ídolo.

Siempre he dicho que ser cristiano no es solo llevar ese nombre, sino que también es recordar en cada escenario, en cada lugar, que nosotros realmente lo somos y lo que nos implica el serlo. A finales del año 2015 a febrero del 2016 tuve la oportunidad de ir de vacaciones a España, Málaga. Y en mi viaje noté algo muy increíble, y es que en aquel lugar, esos españoles son tan apasionados con el Fútbol, que pueden pasar horas y horas viendo solamente Fútbol sin cansarse, con una pasión increíble. ¿Se imagina usted a un cristiano viendo Fútbol todo el día? ¿dónde queda el tiempo de estudio de la Biblia, la oración, congregarse y el hacer la obra del Señor? Queridos hermanos, esto no se trata de que esté mal ver el Fútbol o cualquier otro deporte, se trata de que está mal dejar de hacer la obra del Señor por hacer el Fútbol.

Recientemente en mi país se estaban jugando las finales de Baseball nacional y cuando uno de esos dos equipos ganó hubieron personas que mataron a otras por su equipo. ¿Vez a qué extremo puede llevarte el fanatismo? El fanatismo puede convertirse en pecado, porque al final, todo lo que nosotros ponemos en el lugar de Dios se convierte en nuestro ídolo de barro y nuestro Dios es celoso, El no comparte su gloria con el deporte o con cualquier otra cosa que nosotros queramos darle el lugar que solo nuestro Dios merece.

Para finalizar les dejo este verso bíblico:

Yo Jehová; este es mi nombre; y a otro no daré mi gloria, ni mi alabanza a esculturas.

Isaías 42:8


Te recomiendo este artículo:

6 falsas enseñanzas que traen oscuridad y engaño a la iglesia

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *