¿Hay pecado en algunas intimidades de pareja?

Esta es una gran pregunta y debe ser respondida a través de la Biblia, no de lo que nosotros podamos llegar a creer. Es cierto que la Biblia guarda silencio sobre algunos temas, pero también es cierto que de una manera u otra podemos encontrar respuesta a través de la misma Biblia.  La Biblia si hace silencio sobre prohibiciones en la vida intima de una pareja casada, pero esto no nos deja dicho que vamos a ir haciendo todo lo que se nos venga en gana.

Es lógico el saber que practicar intimidad grupal es algo totalmente pecaminoso, intercambiar parejas, por más que el esposo o esposa esté de acuerdo en que se haga, esto la Biblia lo categoriza como un hecho sumamente pecaminoso llamado adultero (Gálatas 5:19; Efesios 5:3; Colosenses 3:5; 1 Tesalonicenses 4:3). Además de lo antes mencionado la Biblia no nos hace prohibiciones de que cosa no debe hacer una pareja cristiana a la hora de practicar la intimidad.

¿Cómo debe ser el matrimonio, incluyendo la parte intima? La Biblia nos dice “Honroso sea en todos el matrimonio, y el lecho sin mancilla; pero a los fornicarios y a los adúlteros los juzgará Dios.” (Hebreos 13:4). Y este es un punto donde debemos tener mucho cuidado aquellos que somos casados, puesto que a veces una pareja niega muchas cosas a su conyugue en la intimidad  y esto a llevado a muchos a refugiarse en otra persona, y pues claro, con esto no trato de justificar a los adulteros, pero es algo en lo que tenemos que poner mucha atención.

Otra cosa que podemos aportar es lo que dice la Biblia:  “No os neguéis el uno al otro, a no ser por algún tiempo e mutuo consentimiento…” (1 Corintios 7:5a).

28 thoughts on “¿Hay pecado en algunas intimidades de pareja?

  1. Creo que si contestaron la pregunta; al mencionar 1Cor 7:5 después de aclarar lo de las negaciones están diciendo que si están de acuerdo en practicarlo no hay pecado. Pero si uno obliga al otro es diferente.

  2. La Biblia nos dice “Honroso sea en todos el matrimonio, y el lecho sin mancilla; pero a los fornicarios y a los adúlteros los juzgará Dios.” (Hebreos 13:4). El que tiene oídos que oiga.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *