Dios no te ha prometido riquezas

El tema de la prosperidad o riquezas para los cristianos se ha vuelto muy popular en estos últimos años. Hay quienes piensan que Dios nos ha prometido ser ricos, tener muchos bienes, etc. Este tema ha llego a ser tan fuerte, que hay predicadores que profesan que aquellas personas que son pobres es porque están bajo maldición. ¿Qué nos dice la Biblia? ¿nos promete Dios ser ricos?.

No hay un solo verso donde Dios nos prometa riquezas, ¿usted cree que aquello que Cristo vino a comprar a través de la cruz fue el nosotros ser ricos? para nada queridos hermanos, lo único que Cristo vino a comprar con su sacrificio fue nuestra salvación y esta es la gran promesa departe de Dios que cada uno de nosotros tenemos. Entonces, qué podemos pensar de muchos de los antiguos que padecieron mucha escasez. El apóstol Pablo fue un predicador inalcanzable de la Palabra de Dios y él estando en un calabozo no tenía siquiera con que cubrirse del frío: 2 Timoteo: 13 Trae, cuando vengas, el manto que dejé en Troas en casa de Carpo, y los rollos; especialmente los pergaminos.

Dios también hace advertencia a aquellas personas que desean hacerse ricos:

Pero los que quieren enriquecerse caen en tentación y lazo y en muchos deseos necios y dañosos que hunden a los hombres en la ruina y en la perdición. (1 Timoteo 6:9)

El proverbista también dice:

Vanidad y palabra mentirosa aparta de mí; No me des pobreza ni riquezas; Manténme del pan necesario; (Proverbios 30:8)

¿Estoy diciendo que Dios quiere que seamos pobres? No! ni la una ni la otra, solo estoy diciendo que Dios no nos ha prometido riquezas, sino la salvación de nuestras almas. No todos tenemos la oportunidad de manejar la misma cantidad de efectivo o de bienes y muchas veces esto depende de la manera en que trabaje cada cual en la área secular. Conozco muchos hermanos que poseen buena suma de dinero, mas ellos no ven esto como una promesa de Dios o como si aquellos que no tienen dinero están bajo maldición.

Otro punto muy importante también es que no todos sabemos manejar el dinero. Hay quienes cuando tienen dinero se desenfrenan totalmente, pero hay otros que no. Y es exactamente por esto que Dios no permite el que todos seamos ricos, puesto que el objetivo de Dios es que seamos salvos, no que seamos ricos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *