5 Señales cuando subestimamos el poder de la oración

No es un secreto el papel tan importante que juega la oración en la vida de un cristiano. Es algo que no es negociable. No se puede ser cristiano sin tener una vida de oración. Pero, ¿oramos simplemente porque tenemos que hacerlo o se nos dice, o porque conocemos el poder que hay en la oración?

Lo que hace que la oración sea poderosa no es la oración misma. El hecho es que una oración es realmente palabras pronunciadas verbalmente o incluso en nuestras propias cabezas. Lo que hace que la oración sea poderosa no es la práctica o el ritual, sino el nombre por el cual oramos. Oramos en el nombre de Jesús.

Proverbios 18:10 dice:

“El nombre de Jehová es una torre fuerte, el hombre justo corre hacia ella y está a salvo.”

Hay poder en el nombre de Jesús y en oración en Su nombre. Pero, ¿conoces ese poder?

Aquí hay cinco señales que podrían haber subestimado en algún momento el poder de la oración.

1. Nos preocupamos demasiado fácilmente

Filipenses 4: 6 dice:

“No seáis inquietos por nada, sino que sean conocidas vuestras peticiones delante de Dios en toda oración y súplica con acción de gracias”.

La oración es una poderosa alternativa a la auto-dependencia y la ansiedad que trae. Cuando nos preocupamos confiamos en nosotros mismos, en nuestros trabajos o en circunstancias externas. Pero en oración y petición, declarando el poder en el nombre de Jesús, confiamos en Su obra terminada en la cruz.

2. Recurrimos primero a nuestras propias alternativas

Tengo que admitir que no siempre soy consciente del poder de la oración. Hay veces que mi defecto es planear primero. Aunque no hay nada malo en la planificación,  antes de planificar debemos de arrojar nuestros proyectos sobre la voluntad de Dios.

3. Usted no ora incesantemente

Esto puede parecer demasiado obvio para mencionar, pero ¿cuántos de nosotros realmente podemos decir que oramos en cada circunstancia? 1 Tesalonicenses 5:17 dice claramente: “Orad sin cesar.”

Cuando oramos en todo, Dios aparece con todo Su poder cada vez.

4. Estás quemado

Si estás quemado y cansado, lo más probable es que sea porque no estás poniendo tu plena confianza en Cristo y el poder en Su nombre. Y otra vez, todos podemos quedarnos cortos en esta área. Pero debemos recordar siempre cómo sólo con la mención del nombre de Cristo, nuestros avances pueden venir, nuestro quebrantamiento puede ser sanado y nuestra libertad es comprada.

5. Usted no puede luchar a mentiras con verdad

Es cuando oramos para que el Espíritu Santo venga y nos hable de la verdad celestial a través de la Palabra de Dios o incluso a través de la revelación personal. La oración es comunicación y cuando cortamos la comunicación, nos privamos de la verdad que viene por hablar con Dios. La única manera de ser plantados firmes en la verdad de Dios y en el poder del evangelio es si oramos fervientemente como resultado de conocer el poder en el nombre de Jesús.

One thought on “5 Señales cuando subestimamos el poder de la oración

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *